23 nov. 2008

LA PUCHA... ¿Y AHORA?

Bueno, esta es una simple edición para rellenar el blog, es una nota "de paso", no tiene importancia en la escala. Pronto estaré subiendo algo más motivador, espero... En las estapas en las que no hay ánimo, no hay ganas de resolver al próximo acorde con mucho entusiasmo, esta es una de ellas...

Manos en los bolsillos, pelo suelto. El cielo gris como el asfalto, reflejado en sus ojos indicaba que algo no andaba bien. O mejor dicho, nada andaba bien.
De verdad lo llevaba consigo, lo había contraído. Su mayor miedo se había hecho realidad y ahora sólo le quedaba aceptar su destino y seguir adelante; nada andaba bien.
¿La causa? Su chica estaba embarazada, y él tenía miedo de que algo le pase al bebé, no tenía demasiado dinero para tratarlo, y menos ahora que él debía cubrir los gastos de su problema. Lo pensó, y decidió pedir un préstamo a su mejor amigo…
A su casa se dirigía. Una vez que arribó a la casa, saco sus manos de sus bolsillos y aplaudió.
Ahí salía Roberto a abrir: -“Eh! Pero qué caripela vieja! ¿Qué pasó? Vení, pasá y contáme.”
-“¿Qué pasó? Eso me pregunto yo –dice nuestro protagonista- ¿Qué pasó? Viste que Marianita está embarazada… Bueno… ¿Qué carajo me pasó a mí? Lo contraje Beto, en un abrir y cerrar de ojos lo contraje.”
Roberto lo mira detenidamente, y dice preocupado: -“¿Contrajiste…. SIDA..?” –“¡No boludo! ¡Contraje matrimonio!