29 mar. 2008

A Falta de Inspiración, Cortázar da una Mano...


Bueno, esta semana no hubo mucha inspiración como para subir algo mío, así que simplemente voy a poner algo que estuve leyendo recientemente, escritos de Julio Cortázar, sin duda uno de los más grandes escritores argentinos de cuentos y narraciones cortas.


Acá pongo dos escritos cortos sacados del segundo tomo de tres, una coleccion que se llama Cuentos Completos. Se encuentran al principio del libro, entre una serie de instrucciones fuera de lo normal...




Instrucciones para llorar

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza.
El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.
Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes
en los que no entra nadie, nunca.
Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia dentro. Los niños llorarán con las mangas del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.




Instrucciones para cantar

Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor de pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo.
Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann.

Aclaración del Captain: para los que no saben, Robert Schumann fue uno de los compositores y críticos musicales más importantes del Romanticismo.

17 mar. 2008

Felicidad, antónimo de simplicidad

Sin preámbulos ni nada, quiero compartir con ustedes este relato sobre la felicidad de Tolstoi….. Ojalá fuese mío……:

El Zar y la Camisa
Un zar, hallándose enfermo, dijo:
-¡Daré la mitad de mi reino a
quien me cure!
Entonces todos los sabios se
reunieron y celebraron una junta para
curar al zar, mas no encontraron
medio alguno.
Uno de ellos, sin embargo, declaró
que era posible curar al zar.
-Si sobre la tierra se encuentra
un hombre feliz –dijo-, quítesele la
camisa y que se la ponga el zar, con
lo que éste será curado.
El zar hizo buscar en su reino a un
hombre feliz. Los enviados del
soberano se esparcieron por todo el
reino, mas no pudieron descubrir a
un hombre feliz. No encontraron un
hombre contento con su suerte.
El uno era rico, pero estaba
enfermo; el otro gozaba de salud,
pero era pobre; aquél, rico y sano,
quejábase de su mujer; éste de sus
hijos; todos deseaban algo.
Cierta noche, muy tarde, el hijo
Del zar, al pasar frente a una pobre
Choza, oyó que alguien exclamaba:
-Gracias a Dios he trabajado y he
comido bien. ¿Qué me falta?
El hijo del zar sintióse lleno de
alegría; inmediatamente mandó que
le llevaran la camisa de aquel
hombre, a quien en cambio había de
darse cuanto dinero exigiera.
Los enviados presentáronse a toda
Prisa en la casa de aquel hombre
Para quitarle la camisa; pero el
Hombre feliz era tan pobre que no
tenía camisa.
León Tolstoi


La Locura es Felicidad, pero solo si se está loco de Felicidad. No es la locura normal de un loco de atar; esa locura que te agarra por amor, por un acto de benevolencia, por un bien ajeno, es una locura 100% sana, uno siente tanta Felicidad, tiene tanta Voluntad, que hace las cosas con mucha Pulenta, con muchas ganas, hasta el más mínimo detalle no pasa desapercibido y se lo exagera….. Así la Felicidad hace que las cosas malas se anulen de alguna manera y las cosas a veces puedan llegar a ser color de rosa……
Es algo que pienso pero me cuesta explicarlo… En otras palabras:

Busco Sonrisa; Hijo de la Locura
By Captain Deep Space

I: Alguien especial (la de la Sonrisa)
Pues mi voz no es la misma
Sí, no soy ese que conoces
Sí, soy otra persona
En los momentos de roces

En un sueño apareciste
Junto a mí en una cama
Despierta los zorzales me decías
Antes que roben tu almohada

Buscando tu consejo
No encuentro el comienzo
Un círculo perfecto
Que denota mi defecto

Pues que dignidad me queda
Si quitan mi tristeza
Sí, soy otra persona
Por momentos esquizofrenia
Sí, soy otra persona
Si encuentro tu Sonrisa

Buscando tu consejo
No encuentro el comienzo
Un círculo perfecto
Que denota mi defecto

II: Alguien Espeluznante (la de la Locura):
Mi mente me traiciona
Yo seré un hijo
Yo seré del diablo
Pero también soy su hijo
Ella es mi madre
La de la Locura infaltable

9 mar. 2008

FELICIDAD, PLACER, SONRISA…………






Mi Concepto de Felicidad:
Lo que mi mente entiende por Felicidad es que se trata de algo no tangible, que no se busca, rastrear ese algo es el peor error si queremos Felicidad. La Felicidad la conocemos en momentos inesperados, cuando ella nos busca a nosotros; tarde o temprano sucede.
La Felicidad puede resumirse en tener un poco de salud, un poco de amor y un poco de dinero, y como dijo un tal Marcel Proust, “la Felicidad solo es saludable para el cuerpo, el dolor es lo que desarrolla las fuerzas del espíritu”.




La Felicidad y El Dinero
“Hay ciertas cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás existe MasterCard”……. Changos, si será cierto……..
Si compro un CD o un guitarra no me va a hacer feliz, solo el hecho de tenerlo puede contentarme, pero gracias al dinero… La plata no será sinónimo de Felicidad, pero es un buen medio para conseguirla, temporalmente por supuesto, porque la Felicidad Material es efímera, en otras palabras esa Felicidad Material es sinónimo de Placer, porque éste no es duradero y solo nos contenta, entonces, si seguimos la línea Dinero à Felicidad (Material) à Placer, el dinero es sinónimo de Placer. El dinero va y viene, no es constante, es temporal, efímero como el Placer mismo.
Cuando compro algo muy bello, me doy cuenta, que no siento Felicidad, es Placer esa sensación. Me alegra el momento, pero con el reloj se convierte ese algo comprado en un simple complemento para mi vida.
Un concierto, uno de verdad, como el que acabo de presenciar, es un tema más drástico en mí. Si bien no es Felicidad de cuestión material, sino más parecida a la del Alma, y más diferente al Placer, también es una Felicidad Temporal. El que fue a ver a su banda preferida me entenderá: al día siguiente de esa ocasión única, tal vez al segundo día, se siente que fue un hecho lejano, en otro mundo paralelo, del que solo tenemos un mero recuerdo. Capaz en ese vuelo mental se pierde la noción del Tiempo, del Espacio, de Nosotros mismos, por eso no recordamos todo, porque también perdemos la memoria. Entonces esa Felicidad también es efímera.





La Felicidad surge de nosotros, si uno cree ser feliz es porque realmente lo es, pero si desea serlo, lo intenta para dar el ejemplo. A no desistir Gente, tarde o temprano va a aparecer, ya nos va a tocar a Nosotros también, y supongo que a la Sociedad también, porque Todo está perdido pero no tenemos Nada por perder.

Respecto a la Sonrisa… La Sonrisa, simplemente, es ese gesto que demuestra el Cariño del emisor, y que sí, puede valer más que mil palabras, los 1001 discos que hay que escuchar antes de morir y una Guinnes bien fría.



-------------------------------------------------------------
Ahora… unas frases respecto al tema de distintos pensadores de la historia que me parecieron adecuados para este artículo….

“El reloj no existe en las horas felices”
– Ramón Gomez de la Serna
“Una de las diferencias entre la felicidad y la sabiduría es que quién se cree el más feliz de los hombres, en realidad lo es; pero quien se considera el más sabio, por lo general es un tonto capirote”
-Charles Caleb Colton
“Nada en la vida es tan irremediablemente trágico. Hasta una lágrima, al resbalar por la mejilla, hace cosquillas”
-Fabio Gustavo Sandoval
“El Placer es para las mujeres lo que el Sol es para la Flor: disfrutando moderadamente la embellece, la remoza, la perfecciona; pero si lo hace con exageración, la deteriora, la destruye”
-C. Colton
“Jamás una orquesta sinfónica tocó música como la que hace una niña de dos años cuando se ríe al jugar con su mascota”
-Bern Williams
“Si lloras de alegría, no seques tus lágrima: se las robas al dolor”
-Toulet
“Sonreír es la mejor manera de enseñar los dientes al destino”
-Anónimo
“Una sonrisa es la semilla que crece en el corazón y florece en los labios”
-Germán M. Merete

“Felicidad, estado de desear querer lo que se tiene y querer lo q se desea, suponiendo que así seremos gratificados en esta vida por nuestros saberes intelectuales, por corregir nuestros errores y apreciar nuestros amores”
-Andrés A. Martínez Dalke


5 mar. 2008

NO, EL SUEÑO NO TERMINÓ



21:19. Luces, pantallas, imágenes, música, recuerdos, un público en estado de exitación; dos minutos pasaron hasta que todos comenzaron a gritar, a aplaudir, a alzar los puños, haciendo notar que cinco personas pueden ser pasión de multitudes, que estos cinco genios pueden mover miles y miles y miles de corazones en todo el mundo.

Ahí estaban ellos, James LaBrie, John Myung, John Petrucci, Mike Portnoy y Jordan Rudess, ahí estaba Dream Theater, para todos nosotros, para introducirnos en un vuelo tan cósmico y tan terrenal como fuere posible, un trance que ocupó las más cortas y más eternas dos horas de mi vida. Los instrumentos comienzan a sonar, doble masa por doquier, un bajo con mucha polenta, progresión de acordes de nombres raros de Petrucci, sonidos psicodelicos del Pelado en el teclado, y James tirando sus puños al aire.

De un momento a otro Constant Motion, canción del último disco, empieza a sonar, y cuando la voz es escuchada, el aura de cada uno de ellos y de cada uno de nosotros se unió, dando así inicio a una noche donde todos nos miramos y sonreímos una y otra vez, con la confianza de mejores amigos sin habernos dirigido nunca una palabra. A unos metros, veo una remera amarilla con la palabra Nirvana, era un señor, unos 65 años, pelo corto y un mechón largo que salía detrás de la cabeza. No paraba de agitarse, de cantar y de tocar su batería imaginaria.

Una vez terminado el tema, LaBrie da su discurso de bienvenida, agradeciendonos por ir y tambier por poder tocar nuevamente en Buenos Aires. " We have a lot of music to play for you tonight...Enjoy!" En todo momento del concierto, James manipulaba el pie del microfono como un arma mortal, acercándolo al público para que cantara y los otros cuatro fantásticos ejecutaban sus típicas muecas de emoción por tocar, demás esta nombrar los repetitivos salivasos de Portnoy...infaltables. En el momento de su solo en el tercer tema, Rudess aparece con un teclado de forma muy particular, colgado, mientras hace lo suyo.

Luego de tocar dos clásicos más, cuando todos esperabamos otro tema nuevo, comienzan con Erotomania, el segundo instrumental de su carrera, todo un himno. A continuación realizan Voices, tema que sucede a Erotomania en el disco de 1994, Awake. En el momento del solo de guitarra, Petrucci adopta una pose que transmite: - "yo soy el rey del mundo"- y lo es, al menos en el mío. Sin tomar suspiro arrancan los teclados de Jordan en Forsaken, una balada prog-metal digna de merecer el video que tiene.

Toda la situación era difícil de creer, ya había pasado una hora de concierto y aún yo seguía admirado por el hecho de estar ahí, y cuando me dí cuenta, estaba aplaudiendo, gritando y alzando los puños. Ahí no más comienza Take The Time, otra obra maestra de 1992. Comienza a cantar Portnoy, y en la ultima frase del verso se aneza la voz de James, entonando "I think it's time for a change" con un grito más agudo que el de un castrati de la época del baroco. Nuevamente Rudess toma el teclado colgante y el solo es idéntico al del CD, para más adelante continuar y finalizar la canción con John Petrucci en una suerte de duelo y semi-improvisación de casi 10 minutos, donde los dos terminan arrodillados en el piso y donde los cuatro instrumentistas alcanzan una velocidad de 20 notas por segundo podría decirse.


Una vez terminada la canción saludan y se van. No lograron engañarnos, sabíamos que faltaba el tema característico del último disco. La intro de In The Presence Of Enemies nace de la nada en un vacío donde solo se escuchaban los gritos casi desgarradores de todos nosotros. La ejecución del tema, a diferencia de la del disco, que está dividido en dos partes, al inicio y al cierre de éste, la hicieron entera, tocando los 25 minutos y 40 segundos sin detenerse. El momento culminante de la canción se marcó cuando comenzamos a hacer los coros del cuarto movimiento de la canción, los cuales en el disco fueron hechos por 40 fans de la banda.
Al finalizar el tema supimos que el show había llegado a su fin, Jordan Rudess, James LaBrie y John Myung comienzan a saludar con sus manos a todos los fanáticos enfrente del escenario, Mike Portnoy comenta que es un placer para él volver a tocar en Buenos Aires, que somos uno de los mejores públicos que tuvieron, mientras John Petrucci toma una de las hormigas gigantes del escenario, característias del nuevo disco, y la alza sobre su cabeza como si la hormiga fuese Simba, del Rey León; la paseaba bordeando el escenario y la entrega a Portnoy, quien la coloca sobre otra hormiga en pose perrito, arriba de los amplificadores del guitarrista.
Los cinco dioses se juntan y saludan a todo el público, James dice unas palabras que lamentablemente no recuerdo, pero sonaron a algo como "muchas gracias, los queremos" y algo más. Luego, sonrientes y transpirados, salen del escenario. Bajé las escaleras con mi hermana y fuimos a una salida para encontrarlos, la salida que presencié fue la de Petrucci. Tenía algunas personas adelante de mí, pero lo alcancé a ver en el momento que subió a una camioneta, a solo tres metros. Luego, para ver al Pelado, tuve que correr 50 metros, y después, su camioneta desapareció a lo lejos.
¿Volverán? Sí, aunque el Sueño acabó esa noche, volverán, en mi mente y probablemente a Buenos Aires en un futuro. Por eso, mantengo el Sueño vivo, como recomienda LaBrie en un DVD. A todos los fanáticos, y a mí mismo, nos digo a diferencia del famoso "The Dream Is Over", que no, el Sueño no terminó.